EL NOTARIADO EN LAS COMPILACIONES JURÍDICAS

Medioevo VI AL XIII
“Notaire chez le juge”, París, 1520. Iconographie du Notariat,
par Peter Schatborn et Istvan L. Szénássy, H. D. Tjeenk Willink – Groningen/Haarlem,
Editores, 1971.

Los jueces y los notarios comenzaron a diferenciarse. El artífice de ello, fue un senador. Su nombre fue Casiodoro.

Este fue un hecho notable pues los escribas aumentaron el poder de su actividad: presenciaban, confirmaban y juraban en derecho para dar credibilidad a aquellos que no estaban presentes. Así dieron inicio al principio de fe pública.

Posteriormente, la antigua ley romana fue desplazada por la promulgación del Fuero Juzgo, que definió al escribano del rey y al escribano comunal del pueblo o “escribanos del número” como se los llama hoy en día.

Surgió luego, en Bolonia, la primera escuela notarial, la cual ejerció una gran influencia en el notariado latino, destacándose la labor de Rolandino, “Príncipe de la Notaría”, quien realizó el compendio y sistematización de los conocimientos notariales.

En España, lejos de esas tierras, se generó un proceso de ordenación legislativa, que tomó parte del derecho romano, germánico y de la escuela de Bolonia.

Con estos acontecimientos, el Medioevo selló la articulación entre la palabra, la fe y el orden legítimo.


El conocimiento del papel llegó a Occidente a través de los árabes hacia el año 711, su nombre deriva de papyrus y fue denominado sucesivamente como “paper” y “papier”. Terminó por imponerse definitivamente en toda Europa, según se fue abandonando progresivamente el pergamino.
A partir de los siglos XI y XII, la fabricación de papel se propagó rápidamente en Córdoba, Sevilla, Granada y Toledo debido a la abundancia de esparto -planta de la familia de las gramíneas utilizada para hacer la pasta base del papel-. En Italia, la fabricación de papel proliferó a partir del siglo XIII, siendo especialmente famoso el de la villa de Fabriano o los de Bolonia, Prato, Toscana y Génova. La marca del fabricante en hojas del papel, denominada filigrana, es de origen italiano y está documentada a partir de 1280.