EL NOTARIADO: UNA FUNCIÓN SOCIAL

TRAYECTORIA XXI
“Firma de una escritura”.
Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.

La profesión vivió modificaciones beneficiosas a través del tiempo, y también del espacio.

Se generaron una serie de mudanzas para el Colegio, traducido a “nuevas sedes”.

Los cambios sociales produjeron nuevas actividades en el ámbito del notariado y diferentes responsabilidades para el Colegio de Escribanos.

El Colegio comenzó en la antigua calle de la Piedad, pasó por la Av. Rivadavia, ocupó solares en Avenida de Mayo y su primera casa propia, se ubicó en la calle Suipacha.

Por intermedio de un préstamo del Gobierno y para cumplir con las exigencias de un mayor número de miembros, el Colegio adquirió su actual propiedad de la Av. Callao expandiéndose más tarde en otro edificio contiguo en la avenida Las Heras. En tanto que el Archivo de Protocolos Notariales, funciona en la calle Alsina 2280.

Su Biblioteca, con más de 30.000 volúmenes, la Fundación Colegio de Escribanos y el Museo Notarial Argentino, brindan servicio tanto a los notarios como a la comunidad en general, junto a otros sectores como las oficinas de Legalizaciones y Publicaciones.


La firma Waterman de Francia lanzó en 1953 una lapicera en la que la tinta iba alojada en un cartucho de plástico desechable y fácil de cambiar. Durante los años 50 y 60 se produjo el declive de la estilográfica por la aparición del bolígrafo. Patentado en 1938 por el periodista e inventor húngaro nacionalizado argentino Laszlo J. Biro, el bolígrafo se hizo, lentamente, dueño del mercado de los instrumentos de escritura. Su fama estaba avalada por su uso en los aviones de combate durante la Segunda Guerra Mundial, en condiciones de presión para las que las estilográficas no estaban preparadas.
Hacia 1920, la mayoría de las máquinas de escribir utilizadas en Europa era de fabricación norteamericana, representando la mitad de la producción total del país. Inglaterra era el mejor consumidor. En América del Sur, el mayor comprador fue Argentina.